Portada » ELEGIR GAFAS DE SOL PARA NIÑOS

ELEGIR GAFAS DE SOL PARA NIÑOS

La vista de los niños es mucho más delicada que la de un adulto, por este mismo motivo, durante todo el año los más pequeños deben llevar gafas de sol para niños con el fin de protegerse de la incidencia de los dañinos rayos del sol.

Elegir unas gafas de sol adecuadamente es importante, no sólo por razones estéticas, sino por su comodidad y ajuste para evitar que se las quite o que se le caigan y puedan romperse, entre otros motivos.

A continuación, hemos recogido una serie de consejos para que elegir unas buenas gafas de sol para niños no sea un verdadero quebradero de cabeza.

¿Por qué debemos adquirir unas buenas gafas de sol para nuestros hij@s?

Para empezar, hay que tener en cuenta que unas gafas de sol para niños no son sólo “un complemento de moda” lejos de ser simplemente estéticas, poner gafas de sol a los niños previene muchos problemas oculares.

Los ojos infantiles son hasta 20 veces más sensibles ante los rayos solares (ultravioletas) que los ojos adultos, esta es una de las razones por las que se recomienda proteger los ojos de los niños con lentes de sol durante todo el año, siendo el verano una de las épocas más sensibles.

Unas buenas gafas de sol para niños tienen como propósito proteger a nuestros hijos ante las radiaciones y los agentes externos que pueden afectar a su salud ocular.

¿Por qué los niño/as deben usar gafas de sol todo el año?

Aquí van algunas de las principales razones por las que debemos proteger la vista de los niños de los rayos del sol:

  • Las pupilas infantiles son más grandes que las de los adultos, por lo tanto, los niños son más propensos a una mayor exposición a la luz.
  • Cierre de cristalino. Esta parte del ojo no se ha terminado de desarrollar completamente por lo tanto no ejerce completamente su función de filtrado.
  • Tienen menos pigmentación en los tejidos oculares. Es uno de los sistemas de protección que tiene el ojo ante los rayos UV.

A los 12 años el porcentaje se reduce al 25%. A los 25 años se puede considerar que el cristalino ya puede realizar correctamente su función de filtrado. Esto ayuda a que no tengamos enfermedades en edades avanzadas, como por ejemplo cataratas.

Aspectos a tener en cuenta:

Estos son los principales aspectos a tener en cuenta a la hora de escoger unas gafas de sol para niños:

  • Lo primero de todo es adquirirlas en un establecimiento especializado como, por ejemplo, una óptica. En estos establecimientos podrán explicarnos todas las características de las gafas y los cristales y garantizarnos la calidad.
  • El tipo de lente. Los profesionales ópticos nos ayudarán a seleccionar el tipo de lente ideal para el uso al que vamos a destinar las gafas. Existen diferentes categorías de cristales en función de la luz que dejan atravesar. La categoría más recomendable de cristales para gafas de niños es la 3 (Cat. 3).
  • Asegúrate de que las gafas han pasado por los controles mínimos de calidad. Para ello, comprueba que cuente con la marca de la Comunidad Europea (CE). Cerciorarse de que las gafas de sol para niños protegen contra los rayos UV y rayos UVA.
  • Es importante que a la hora de elegir unas gafas para niños, estas se adapten bien a su fisionomía. Las gafas más completas incluyen accesorios como bandas elásticas para mayores posibilidades de ajuste y adaptación.
  • Pensar en las actividades que realizan nuestros hijos. Existen gafas con posibilidad de cambiar las patillas por una banda elástica para mayor sujeción durante la práctica de actividades recreativas con más movimiento como, por ejemplo, ski y skateboard.
  • Por último, tener en cuenta que, si nuestro hijo necesita cristales graduados, existen gafas de sol graduables. Incluso, la última tendencia, es comprar unas gafas graduadas con clip solar incorporado para adaptarse a todas las circunstancias.

En Nano Vista disponemos de una gran variedad de modelos de gafas de sol.