Portada » CÓMO ELEGIR LAS PRIMERAS GAFAS PARA NIÑOS

CÓMO ELEGIR LAS PRIMERAS GAFAS PARA NIÑOS

Si has detectado que tu hijo/a tiene problemas de visión, uno de los factores más importantes para frenar el desarrollo de problemas de salud visual y poner una solución adecuada lo antes posible, es elegir correctamente las primeras gafas para niños.

Si es la primera vez que tu hijo/a lleva gafas, elegir sus primeras gafas para niños puede derivar en un mar de dudas ¿qué material escoger? ¿Cuál es el tamaño adecuado? ¿Cómo puedo saber que va a estar cómodo con ellas?

Te contamos algunos truquitos a tener en cuenta a la hora de elegir las primeras gafas para tu hijo/a.

Vuelta al Cole: ¿Necesita tu hijo/a gafas?

Tras el parón vacacional, los niños vuelven a las clases. Para que puedan rendir al máximo deben tener todas sus capacidades al 100%. Uno de los factores más importantes es la correcta visión, pero ¿cómo podemos detectar problemas de visión en los niños?

Los niños que necesitan gafas suelen seguir estos patrones de comportamiento:

  • Se sientan muy cerca del televisor
  • Se quejan de dolor de cabeza y ojos cansados
  • Escriben con la cara pegada al papel
  • Entrecierran los ojos para enfocar objetos lejanos
  • Pierden el interés por la lectura y el estudio

Si crees que tu hijo/a necesita gafas, lo mejor es acudir a un especialista para que revise la visión de tu hijo/a detalladamente.

¿Tu hijo necesita gafas graduadas? Lo más normal es que nos surjan dudas a la hora de elegir las más adecuadas para el uso de un niño.

Aspectos a tener en cuenta para comprar gafas graduadas de niño/as:

Antes de elegir las gafas para nuestro hijo/a debes tener en cuenta los siguientes factores:

  • Tamaño adecuado y proporcional a las facciones del rostro del niño/a. Hay que tener en cuenta que no pueden ser muy pequeñas ni muy grandes. Para saber que la montura que hemos elegido no tiene que sobrepasar de las cejas ni que se apoye en las mejillas. Otro factor que hay que tener en cuenta es la distancia y el tamaño de los ojos entre sí.
  • El material de las monturas. Teniendo en cuenta que son unas gafas para un niño que está en constante movimiento a lo largo del día y la edad del niño es recomendable que sean resistentes y con cristales a prueba de golpes.
  • Las patillas deben tener una longitud adecuada y de un material flexible que resista los golpes o tirones sin dañar las gafas.
  • El puente de la montura debe apoyar bien en la nariz.
  • Que le gusten al niño para evitar que las rechace.
  • Que la lente cubra bien todo el ojo y lleven un tratamiento antirrayado y antireflejante.