Portada » PRIMERA REVISIÓN

PRIMERA REVISIÓN

Como padres es fundamental cuidar y proteger la salud de nuestros hijos y, en este sentido, la salud visual de los niños es muy importante, principalmente para poder rendir adecuadamente en el colegio, Por esta razón, la primera revisión oftalmológica es fundamental para garantizar el correcto desarrollo del niño.

Algunas veces los niños no manifiestan estos problemas de visión y como padres nos puede costar a la hora de identificarlos, pero esto es algo que puede tener graves repercusiones en el futuro.

Es muy importante que los padres estén pendientes de la vista de sus hijos y comprobar si necesitan gafas, ya que es vital detectar y corregir este problema a tiempo, para que cuando lleguen a adultos no sufran las consecuencias de la falta de corrección visual de niños.

En el caso de que el niño presente un problema de visión, es importante saber elegir las gafas para niños para poder corregir su visión de forma adecuada. Existen ciertos parámetros, los cuales se deben tener en cuenta para así poder combatir este problema de forma satisfactoria.

Parámetros para poder combatir los problemas de visión de un niño/a

Lo más importante es ir al oftalmólogo y que de esta forma le hagan su primera revisión al niño, en donde se determine el problema. La fecha no tiene que ser exacta, sin embargo, conviene que no pase de los tres años. Antes de dicha edad, generalmente no es necesario acudir al oftalmólogo si no lo determina el pediatra.

Durante los primeros meses de vida el pediatra realizará exploraciones contemplando las estructuras oculares en búsqueda de problemas. Pasados los tres años es conveniente pasar revisión con el oftalmólogo y detectar los siguientes síntomas:

  • Desviación en los ojos
  • Problemas para ver con claridad de cerca o de lejos
  • Lagrimeo constante o enrojecimiento de los ojos.
  • Movimientos oculares constantes y erráticos (normalmente sin que se fije la mirada)
  • Anomalías en los párpados, como por ejemplo un párpado caído
  • Reflejo pupilar blanquecino

Aunque estos son los principales síntomas, siempre que se observen movimientos “raros” los ojos del niño o niña, debemos acudir al oftalmólogo.

Otros factores que hay que tener en cuenta

En la primera revisión oftalmológica de un niño/a se deben tener en cuenta otros factores, como los siguientes:

  1. Si el niño tiene antecedentes patológicos.
  2. Antecedentes en el historial médico familiar.
  3. El desarrollo que tenido el bebé desde su nacimiento
  4. Dificultades en el rendimiento escolar.

Posteriormente nos enfrentamos con la elección de unas gafas para niños adecuadas al problema en cuestión. Es importante considerar el hecho de comprar unas gafas graduadas que sean especiales para cada niño, de su estilo y con la graduación necesaria.